Lola. Día 19: Los templarios de la marihuana

Nuestro piso se ha convertido en una catacumba y nosotros somos los templarios de las magdalenas de la risa. Tenemos que proteger nuestro negocio en el silencio y la oscuridad.

Pero Puri tropezó con el cable de internet y casi tiró la televisión así que encendí la lámpara de noche. Alrededor de la mesa los currantes de la cooperativa rezábamos para que nadie nos descubriera. Las cosas estaban llegando muy lejos. Con el policía rondando la facultad y con mi hermana perdiendo las bragas por el madero, nuestro secreto peligraba.

A partir de ahora las normas del juego cambiarían. La mercancía no saldría de casa. Los clientes, previo pedido “face to face” sin dejar rastro de llamadas o whatsapp, deberían utilizar un lenguaje en clave. Repartí el nuevo glosario de términos que todos deberíamos estudiar meticulosamente y, en susurros, repase cada palabra por si alguien tenía dudas.

Cada vez que hablemos…

Las magdalenas serán piernas.

La marihuana será corazón.

Los clientes serán pulmones.

Los ingredientes serán los brazos.

Los pedidos serán transfusiones sanguíneas.

LOLA: Cuando los clientes vengan a casa a por los bollos, tendrán que tocar la puerta tres veces y después dirán: “disculpa creo que se te ha caído un calcetín de la cuerda”. Hasta no completar el proceso, nadie abrirá para hacer la entrega.

Votos a favor: ninguno. Votos en contra: tampoco. Todos estábamos igual de acojonados. El único tranquilo era el abuelo, un poco perdido…

MARIANO: Yo no entiendo que tiene que ver esto de la marihuana con las piernas y los brazos.

Justo en ese momento salió la China de su cuarto, pálido y asustado, con las maletas en la mano. Todos clavamos los ojos en mamá que nos había perjurado que estábamos solos en casa.

CHINA: Ya decía yo que escondíais algo. No os basta con ser traficantes de droga que además comerciáis con órganos. Más os valdría trabajar como chinos decentes y no como españoles delincuentes.

LOLA: ¡No, no, no! Te equivocas. Cálmate, te lo podemos explicar  tranquilamente.

La China no atendía a razones y salió  escopetado hacia la puerta. El abuelo se abalanzó sobre él pero no tenía la fuerza suficiente para aplacarlo. Rastas fue en su ayuda y con el cinturón le amarró las manos. Puri y Toñi le arrastraron hasta la habitación. Florieke cerró con llave y ahora todos tendríamos que turnarnos para vigilar que no escapara.

Una hora después, sus gritos llegaban hasta el patio. Si salía de allí iría directo a la comisaria pero, si se quedaba, los vecinos pronto sospecharían. Elvira intentó calmarlo con infusiones tibetanas y valerianas, pero cuando los chacras de su santa paciencia se agotaron, se dio cuenta que lo único efectivo era taparle la boca con trapo y esparadrapo.

Yo estaba bloqueada. La situación se nos iba de las manos.

Julia no aparecía. Adri no quería colaborar en el secuetro.

¿Quién podría ayudarme?…

Anuncios