Lola. Día 3: Vuelta al merengue

Llevaba tres horas intentando regular el agua fría y el agua caliente. Aquí ni chorritos de vapor ni hidromasaje ni leches. Quería llorar. Al salir de la ducha ya no había albornoces de El Corte Inglés ni Ferrero Rocher para picar mientras me secaba el pelo. El Moussel se había sustituido por el gel del Mercadona y la mascarilla familiar olía a una mezcla de jarabe de la tos con Red Bull que tiraba para atrás. Había olvidado el suplicio de vivir en la cultura de la marca blanca.

Era incapaz de sentirme como en casa. Descartes expandía todo su amor llenándome de pelos hasta las bragas, mamá no dejaba de inventar chistes malos para hacerme reír y Erasmus me decía a cada minuto que estaba más guapa, más buenorra, para ser exactos. El único que parecía entenderme, como siempre, era el abuelo. “Lola, si está de salir el novio, saldrá. Tú no tienes que hacer nada hija”. Continue reading →

Anuncios

LOLA. DÍA 1: El regreso

El Rustrel tiene ofertas todos los días, pero la mejor es la de los martes: las cervezas valen 80 céntimos. Podría pasarme las horas muertas leyendo en uno de esos sofás tan cómodos…pero pronto me desconcentro. Como siempre, cerca está rondando Adrián. El chico lo tiene todo menos la belleza interior.

Hoy hubiera preferido como de costumbre vaguear con él pero cuando sonó el teléfono cambiaron los planes. Recordé que regresa Julia de Londres y debo hacerle un hueco en la habitación. Después de pasar toda la tarde moviendo libros y cajas creo que no hay espacio suficiente para las dos pero bueno…ya nos apañaremos (qué remedio).

Continue reading →