Fernando

55 años. Ex poeta, paciente y pan sin sal. El padre de Lola y Julia era profesor de Lengua en un colegio concertado, pero pierde su empleo y ahora mantiene a su familia con lo que saca dando clases particulares. Carece de sangre en las venas y del respeto de su familia y alumnos. Cuida de su suegro senil, del estudiante inglés al que alojan y se ocupa de la casa. El importante estrés al que se ve sometido se manifiesta en un leve tic en el ojo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s