JULIA. DÍA 19: Hoy le he visto… le he visto y me ha mirado ¡Hoy creo en Dios!

Por fin. Ha pasado. Le he vuelto a ver. Yo salía de la Facultad de Filosofía porque había ido a entregar un pedido (iba rollo casual, con vaqueros, converse y jersey básico) cuando lo encontré charlando animadamente con mi hermana. Se me paró el corazón. Iba sin uniforme. Me lancé rápidamente a ellos porque la aversión de Lola a las Fuerzas de Seguridad es superada por sus ganas de fastidiarme y la veo muy capaz de flirtear con él solo para darme en las narices.

YO.- ¿Conoces a mi hermana?

Me encanta decir esa frase y ver la cara que se le queda a la gente. La de mi poli era la clásica de “hostia, son gemelas y estoy hablando con esta pensando que era la otra”.

LOLA.- Creo que me has confundido con Julia. (A mí) Me está preguntando por las magdalenas.

JULIA.- ¿Ah sí? ¿Quieres probarlas?

LOLA.- ¿Es colega tuyo? Le he dicho que no servimos en la facul porque hemos tenido movidas. Mejor pásate por casa o…

Hubiera preferido que le estuviera tirando los trastos en lugar de delatarnos de una manera tan estúpida.

YO.- Lola, este es el policía que resolvió el malentendido en la Francisco de Vitoria.

La cara de mi hermana fue mejor aún que la del poli.

LOLA.- Bueno, creo que te has equivocado.

YO.- Qué casualidad que nos hayamos encontrado precisamente aquí, ¿verdad?

POLICÍA GUAPO.- Pues sí.

YO.- Lola, te llama Adrián, no sé qué de unos apuntes.

LOLA.- ¿Qué apuntes? Si ya hemos acabado la carrera.

YO.- Pues algo necesita de ti urgentemente, Lola.

Lo de la telepatía de los gemelos es una leyenda urbana.

YO.- Aún no me has dicho cómo te llamas.

POLICÍA GUAPO.- Me llamo Pablo.

Pablo y yo dimos una vuelta por el campus mientras charlábamos sobre mi vida en London y un poco de todo, lo típico para empezar a conocerse. En plan súperbien. Es que me parece alucinante que me haya estado buscando por todas las universidades de Madrid. Porque es obvio que lo ha hecho.

Cuando llegué a casa me esperaba la Inquisición.

LOLA.- Julia, sabía que eras tonta, pero no creía que tanto.

JULIA.- Perdona, la que ha estado a punto de largarle todo a un perfecto desconocido que ha resultado ser un policía eres tú.

ADRIÁN.- Julia, tenemos que tener mucho cuidado con él. No sé cómo coño nos ha encontrado.

JULIA.- Ya, es que le gusto un montón, ¿verdad?

ADRIÁN.- No le molas una mierda, te ha buscado porque nos está investigando.

Adrián está tan celoso que no sabe qué inventar.

LOLA.- Si te vuelvo a ver con ese pitufo te reviento la cabeza.

Se acabó la dialéctica y la retórica y las chorradas esas de filósofos. Un amor imposible. Me encanta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s