JULIA. DÍA 5: “I´m sexy and I know it”

Yo no era consciente de que mi padre podía ser un sex symbol, pero resulta que sí. Y menos, un sex symbol para otra mujer que no fuera mi madre, que por lo menos está casada con él.

Una pija de la moraleja se ha encaprichado de él, de sus canas y de su incipiente barriga. WTF? ¿Cómo? Yo tampoco lo entiendo.

Lo peor de todo es que ahora soy cómplice de esa atracción enferma no correspondida. De verdad que es un episodio de la vida de mi padre que yo hubiera preferido ignorar, pero me lo ha contado al borde de la desesperación. El pobre, no podía más. Ni comía, ni bebía, todo el día suspirando… claro, es que él es así siempre ¿cómo iba yo a notar que le pasaba algo? Hasta que me fijé en que llevaba diez minutos en la misma página del libro. Le pregunté y se desahogó. “Hija, estoy sufriendo acoso sexual”. Así a bocajarro, sin anestesia. “Una chica, que se ha enamorado de mí”.

(Lo primero que me dio fue un ataque de risa. Después, al ver la cara desencajada de mi padre, un ataque de pánico.)

Me ha pedido que le sustituya en las clases porque está sufriendo acoso sexual. Sí, acoso sexual por parte de una alumna de cuarto de la ESO. Le he intentado transmitir lo que he aprendido en Abrazoterapia, pero tiene niveles de ansiedad del 10 en una escala de 0 a 10, y así, es imposible.

Así que esta tarde me ha tocado ir a dar clase a la Lolita Marina. Le he tenido que meter una trola a mi madre para cubrirle, claro (mi hermana y yo pillamos que los Reyes eran los padres a los 6 años porque no sabe mentir).

Yo fui allí con una clara intención de ponerle los puntos sobre las íes a esa niñata (se me está pegando la chunguez de Lola, antes era mucho más dialogante). Entré en esa habitación y me vine abajo cuando vi una foto de Alexa Chung (mi it girl londinense favorita). Por favor, es que Marina tiene taanto estilo… ¿cómo ha podido fijarse en mi padre? Hemos congeniado súperbien y me ha contado que realmente está enamorada, que mi padre es un hombre cariñoso, sensible, culto… el hombre de su vida. ¿Cómo voy a echarle la culpa? Yo a su edad también me enamoré de mi profesor de economía.

Tengo que admitir que por una parte me siento un poco orgullosa pero por otra… Me miro al espejo y me devuelve la mirada una chica con las manoletinas desgastadas, el pelo encrespado porque solo puede comprarse espumas de marca blanca y maquillaje del supermercado. En cambio Marina… con esa melena ondulada con perfectas mechas californianas, su rimmel de marca que define y curva sus pestañas hasta el infinito y… me recuerda tanto a mí cuando tenía su edad… Estaba a punto de marcharme a London para estudiar la carrera y aún vivíamos en el chalet de Pozuelo.

Marina es la hermana que nunca tuve (pequeña, quiero decir). aquellos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s