JULIA. DÍA 20: Arenur

Lo de captar socios para Ancianos Sin Fronteras cada día está más difícil. Yo sé que he descuidado un poco mi imagen -mis followers reclaman actualizaciones de mis looks- pero, ¿cómo voy a subir una foto con grumos de harina en el pelo? Con el doble negocio que tengo no me da tiempo ni de echarme mascarilla. Aunque como mamá no ceda (y no tiene pinta) se me va acabar pronto. La gente se para menos a escucharme porque estoy más fea y tengo menos paciencia. Ayer le dije a una señora que no quiso escucharme que ojalá se muera pronto, no se haga vieja para no tener que necesitar la ayuda de nadie.

Ismael me echó la bronca por borde y me tuve que hacer la digna. Ay, es que estoy taaaaan cansada… Además, hoy, un captador de Arenur (Asociación para la Protección de Playas y Costas Españolas) me ha quitado el sitio en Preciados. Así, sin complejos. Le he dicho educadamente que ese es mi lugar de trabajo y que si no le importa irse con su carpeta y su tarro de arena y agua de mar a otra parte. Él me ha respondido, sin tanta educación, que había llegado él primero y que la que se tenía que ir era yo. Entonces -reconozco que he perdido un poco los nervios- he cogido el tarro de cristal y se lo he tirado al suelo. “Hala, vete a la playa a por más arena, majo”.

Vale, me pasé un poco. Pero el chaval resultó ser un macarra de los de polígono. Me tiró la carpeta al suelo y me llamó “choni loca”. A MÍ. Creía que me iba a dar un ataque, pero en lugar de eso me puse a llorar descontroladamente. El chaval se quedó un poco cortado, me dijo que no era para tanto, que podíamos compartir la calle. Yo no lloraba por el espacio, claro, lloraba porque me había llamado “choni loca” y eso es lo peor que me puedes insultar. Tantos años cuidándome el pelo, la piel, las uñas, leyendo la Vogue, que ya me creía una ItGirl en potencia… para que un macarra de Vallecas me llame “choni” (lo del adjetivo “loca” ya me da más igual).

Me he levantado del suelo con toda la dignidad que he podido reunir y le he dicho al chaval que si se marcha de mi sitio todo queda olvidado. Él me ha respondido que el numerito del llanto ha estado bien, que casi le ablando, pero que no se mueve de ahí. Si no consigo parar a nadie yo sola poniendo ojitos, ¿cómo lo voy a hacer con un macarra pegado a mi culo? En toda la mañana ha conseguido hacer dos socios y yo ninguno. Claro, la gente está mucho más sensibilizada con las playas que con los abuelos.

Al volver a casa me he encontrado con reunión de la cooperativa “Un muffin para cada día”, que ya son como de la familia. Resulta que mamá ha venido del polideportivo de Aluche de una sesión de Abrazoterapia y Meditación renovada. “Hay que aprovechar las oportunidades que nos brinda el destino, sean legales o no. O sea, que si son legales, pues mucho mejor, ¿no? Pero que ¿quién dice qué es legal y qué no? Pues unos señores como nosotros. En otros países, otros señoras han decidido que sí es legal. Al final es todo un poco por azar.” Se ha empezado a liar pero la esencia de que nos da vía libre para hacer magdalenas ha quedado clara.

Dice que no somos ningunos delincuentes y que tenemos que estar muy orgullosos de estar emprendiendo un negocio arriesgado que cubre una necesidad social. Eso sí, a papá, mejor no le decimos nada todavía…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s