Lola. Día 18. Seducción Fatal

Me sentía estúpida. La caperucita en busca del lobo. Estaba embutida en una falda roja que dejaba poco a la imaginación y me apretaba tanto que casi ni podía andar. Eso sí, a la mierda el protocolo. No me puse medias y mis botas no pegaban con el trapito que me había dejado Julia. Ni en 100 vidas de reencarnación me hubiera puesto una indumentaria tan ridícula. Esta vez la obligación me hizo ceder.

Menuda idea disparatada habían tenido Julia y Adri. Por la mañana nos habíamos reunido en el salón para crear un plan de superación de crisis. Lo de las magdalenas tenía que funcionar a la fuerza y para conseguirlo había que encontrar un gancho que probase el producto y lo recomendara a los demás (las teorías de marketing de Julia). El elegido había sido Guillermo Rivas, el profesor que se había ganado la confianza de todos los alumnos (de las alumnas se había ganado otras cosas…teléfonos, algún sujetador y muchas proposiciones indecentes).

Hasta ahí todo iba bien y me parecía incluso coherente pero cuando me miraron y me dijeron que yo era la elegida para seducir a Rivas con los cupcakes dije que ni de coña. No podía creer que los dos se hubieran aliado contra mí, aunque lo que más me dolía era que Adri hubiera dado su visto bueno a presentarme como carne de cañón. Lola, envasada al vacío, lista para tomar.

Me levanté de la mesa con toda la dignidad que pude después de que no hicieran ningún caso a mis réplicas. Les importaron una mierda los argumentos que les di para negarme. Ellos ya tenían su plan y yo solo debía cumplirlo. Me disfracé con esmero diciéndome a mi misma que el fin sí justificaría los medios.

Y allí estaba Lola como la bruja de Blancanieves, subiendo al sexto piso de Guillermo Rivas, pensando en cada escalón qué le iba a decir cuando me abriera la puerta. Me quedé callada, sorprendida al ver que en casa Rivas llevaba todos los botones de la camisa abrochados. Me recibió con una sonrisa y en todo momento se comportó como un galán. Se fue a la cocina para ofrecerme algo de beber (un agua no me vendría mal para los calores) y al volver ya se había desabrochado cuatro botones de la camisa. Tragué saliva.

Sin mirarle mucho a los ojos (su arma de seducción) saqué el tupper de las magdalenas y le ofrecí una con picardía. A pesar de que él parecía no entender de qué iba la cosa, se dejó llevar por el juego. No se esperaba que hubiera un ingrediente secreto pero le encantó. Cuando ya se había comido todas las que llevé de prueba le conté que nuestro negocio había cogido un nuevo rumbo pero que no sabíamos qué hacer porque a la gente le parecía una chorrada. “Eso es porque no se las has vendido con esa falda. Si las prueban, tenéis pastelería para rato”. Me propuso que regaláramos un cupcake gratis a la clientela habitual. Cuando comieran la primera no podrían parar. Además él se ofreció a ser nuestro mejor padrino recomendándonos con el boca a boca, pero con discreción, a media facultad. Antes de marcharme me hizo un pedido. Rivas quería varias cajas, algunas para desayunar y otras para regalar. Pagó por adelantado, me dio dos besos efusivos y me propuso que le fuera a ver algún día al despacho. Sonreí.

Volví a casa triunfal. Me merecía un buen canuto, pero no quedaba hierba. Con un cupcake me conformaría pero no había ni uno. Era imposible que hubieran desaparecido. “Se los habrá comido el gato. ¿No te has dado cuenta que últimamente duerme todo el día y está atontado?”. Julia apareció de la nada.

Busqué al felino por toda la casa y lo encontré encima de la cama de Erasmus ronroneando y soñando como una marmota. Puede que fuera una rayada mía, pero me pareció verle sonreír….

Después de todo y aunque él ni fuera consciente, me alegraba de que lo disfrutara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s