LOLA. DÍA 10. ACOJONADA

Lindo gatito. Cuando abrí la puerta de casa me lo encontré tumbado en el sofá con la pose de “La maja desnuda” de Goya. El cuadro era perfecto, Descartes con dos cojines de los lados y a su alrededor pequeños trozos de tela. Pensé que era alguno de los trapos de la cocina o un trozo de cortina. El pobre es muy pequeño y con algo se tiene que entretener…

Al llegar a la habitación vi el armario abierto y tirado en el suelo un vestido de tela muy fina. Estaba rasgado por las uñas felinas y mordisqueado en las costuras. Seguro que era de Julia. Entraría en cólera.

Justo en ese momento sonó la cerradura. Llegaba mi hermanita de buen humor, cantando una canción cursi en inglés, de estas modernas que se escuchan hasta en la sopa. No me dio tiempo de reaccionar y me quedé pasmada con el vestido en la mano esperando a que estallara la tormenta. Julia se quedó petrificada cuando vio su “más preciado tesoro” (como dijo ella) destrozado por “el nauseabundo gato” (mira que se complica la tía al hablar).

Le intenté explicar que yo no tenía la culpa. Le pedí perdón. Hasta le dije que le compraría otro.

JULIA: Es de Karl Lagerfeld, el Dios de la alta costura. Me lo compró Michael en nuestro viaje a París. Ni en 200 años vendiendo lo que tenías en el armario de la fotocopiadora ganarías dinero para comprar uno igual.

LOLA: Pero…¿de qué coño hablas?

Se lo iba a contar todo a la familia. Hoy mismo. Me puse pálida y por dentro empecé a temblar. Desde que se enteró del trapicheo con hierba en la fotocopiadora se debatía entre el bien y el mal. Ahora sabía que lo mejor era decirlo y que me internasen en una clínica de desintoxicación. El mismo día en el que yo saliera por la puerta el gato saldría por la ventana. Sonaba a que iba en serio. Ya no era una simple amenaza como las anteriores.

L: ¿Y vas a pagar tú la clínica con tus fotos de Instagram? Sabes que no hay dinero y encima no dejas de tocar las narices…No te van a creer.

J: Pues sí lista, te la pago yo si hace falta. Me han cogido en “Ancianos sin Fronteras” y se me da genial.

L: ¿Tu?… Já! Tienes menos futuro captando socios que Sandro Rey acertando la predicción del tiempo.

Sabía que ella me tenía en sus manos pero intenté desviar la atención. Debería haberle suplicado clemencia pero no pude. Soy demasiado orgullosa. Le solté un sermón sobre el consumismo y le dije que más le valía vender todas aquellas pijadas que guardaba en el armario. Con ese dinero pagaríamos las facturas atrasadas de la luz. Seguro que si fuera un vestido de mercadillo como los míos no sufriría tanto y sería más feliz. La dejé con la palabra en la boca. Cogí mis cosas y me fui a casa de Adrián. Él era el único que podía sacarme de este enredo.

Me tranquilizó al instante. “Yo sé manejar a Julia. No te preocupes que ya sabes que tu hermana es solo perro ladrador”. El resto de la tarde me dijo que me olvidara del asunto. Estuvimos planificando un mercadillo solidario para el fin de semana para ayudar a las familias del barrio. Vimos una peli. Juntos. Medio abrazados. No quería irme de allí…

Cuando llegué a casa todo estaba en silencio. Había pasado la tempestad. Entré en mi cuarto y vi a Julia leyendo unos panfletos de la ONG para la que trabajaba. No me dijo nada.

A la media hora de estar en estado de calma sonó el teléfono. Las dos pensamos que era el nuestro. Era un whatsapp para Julia. Empezó a hablar sin parar. No sé qué sería tan gracioso pero no paraba de reírse. Le pregunté que cómo es que el sosainas de Michael decía cosas tan divertidas. Me contestó seca. Estaba hablando con Adri.

¿Qué se estarían contando?…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s